Casas Alameda

500 tenderos contra la obsolescencia programada.

obsolescencia programada

obsolescencia programada. La cultura de usar y tirar

La obsolescencia programada es una fecha de caducidad que los fabricantes ponen a sus productos para convertirlos en objetos de usar y tirar.

Céspedes, 22 años reparando lámparas de todo tipo, hijo de un padre al que considera un maestro que le da “sopas con honda”, madridista y optimista es también, casi sin saberlo, alguien que al desempeñar su oficio combate el avance de la obsolescencia programada.

Como el de Céspedes se cuentan cerca de 500 comercios en España adheridos y listados en la iniciativa Alargascencia, un directorio recopilado por la ONG Amigos de la Tierra que recoge aquellos negocios que se dedican principalmente a reparar y recuperar objetos. En el mapa que han elaborado se puede encontrar una miscelánea de tiendas donde arreglar pertenencias de todo tipo. Por ejemplo, Talleres del PC, un lugar que por fuera podría parecer un ultramarinos antiguo y que por dentro esconde una trastienda de estética bladerunneresca; o TabaHack, un punto de encuentro en la madrileña Tabacalera de reciclaje de equipos calificados como obsoletos. Fotocasión, como insinúa su nombre, aloja, repara y vende cámaras antiguas. Y Recycled City Music, donde Flavio, aka DJ F, recibe colecciones particulares de vinilos de electrónica usados y las pone a la venta dando un nuevo significado ecológico al intercambio y compraventa de discos de toda la vida.

¿Averías por arte de magia?

Varios documentales, entre ellos el célebre documental español Comprar, tirar, comprar de la alemana Cosima Danoritzer, han documentado cómo algunos objetos están programados para dejar de funcionar o estropearse tras un cierto número de usos:

Impresoras:

Las impresoras llevan instalado un chip que contabiliza el número de usos, y cuando se supera el límite establecido por el fabricante estos aparatos dejan de funcionar. Además, arreglar uno suele costar más que comprar una nueva. Con la instalación de algunos programas de software libre se puede eliminar esta restricción.

Bombillas:

Edison comercializó en 1881 la primera bombilla, un invento que entonces podía dar luz durante 1.500 horas. Pero en 1924 y con la intención de dinamizar el consumo, los los principales fabricantes de Europa y EE UU limitaron la vida útil de las bombillas a 1.000 horas.

iPods:

La empresa Apple fue demandada colectivamente porque la duración de la batería de sus primeros iPods no superaba el año. Tras el litigio la compañía de la manzana se comprometió a prolongar la duración de este producto a un mínimo de dos años.

Coches:

Actualmente la vida media de un automóvil es algo menos de 30 años, mientras que en los años 60 podía durar hasta dos veces más. Las cajas de cambio, por ejemplo, están diseñadas para aguantar 250.000 kilómetros. Sin embargo, existen otras de uso industrial que pueden funcionar indefinidamente.

Medias:

El ilustre fabricante de medias DuPont hizo fortuna a finales de los años 20 vendiendo unas medias de nailon de gran calidad. Más tarde se dio cuenta de que las ventas descendían por lo irrompibles que eran sus medias. DuPont comenzó entonces a comercializar un modelo mucho más frágil, estrategia que relanzó otra vez las ventas de la compañía.

Noticia completa

Por

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *