Casas Alameda

Urbex: Reciclaje de las ciudades abandonadas.

Urbex: jugar a los exploradores entre las ruinas de una ciudad

Urbex en Roma

La exploración urbana o urbex podría resumirse así: un tipo y sus amigos se cargan las mochilas, llegan a una edificación antigua y en desuso. Después esquivan a los vigilantes y se escurren al interior. Y mientras husmean por el predio –un hotel, un túnel o un viejo parque de diversiones— cuentan a cámara lo que saben del sitio y de su historia. Entonces el grupo vuelve a salir, esquiva nuevamente a la policía y, cuando llega a casa, sube su material a Instagram o a YouTube.

Lejos están los años dorados en que aún existía lo desconocido: el valle del Antiguo Egipto, «el doctor Livingston, supongo», y las marchas suicidas al Polo Norte. Estos exploradores se aventuran en una nueva dirección: hacia las ruinas flamantes y el polvo fresco, hacia la arqueología de nuestra propia civilización abandonada.

Esta actividad, que no es ni deporte ni acampada, se rige por un principio: «Toma solo fotografías. Deja solo pisadas». Y se ha vuelto un pasatiempo tan popular que el Discovery Channel ya produce y emite un programa especializado sobre urbex. Uno de sus  exploradores mohosos y polvorientos, Steve Duncan, incluso da charlas en TED.

7 consejos para el explorador urbano:

Atente a los lugares históricos. Una gasolinera no lo es.

Pide permiso al propietario. Es más sencillo que llevar un abogado.

Pide permiso a la policía. Ellos conocen al propietario porque lo protegen.

Únete a un grupo. A los urbexeros ortodoxos no les gusta, pero es mejor que tener que amputarte el brazo con un cortaplumas.

No se autoproclamen ‘exploradores urbanos’. La condena es menor si dicen que son fotógrafos.

No lleven destornilladores u otras herramientas. Hay objetos que son muy difíciles de justificar.

No se lleven lo que no les pertenece. Pueden encontrarse con un tipo armado con un destornilador.

Continuar leyendo

Por

Una respuesta a “Urbex: Reciclaje de las ciudades abandonadas.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *